jueves, 10 de febrero de 2011

Teoría y praxis en Fermín Moriano (II)

2. La normalización de la falacia 


"Bien, en la mama de la que hablábamos antes nadie ha visto la primera fase de la enfermedad, la fase del conflicto activo. Sólo se ve la fase de solución que es la aparición de un edema alrededor de las úlceras de los canales galactóforos de la mama y una proliferación celular en los bordes de las úlceras que intenta rellenarlas. Pero claro como da inflamación y molestias, la mujer sale corriendo al ginecólogo, el ginecólogo ve eso anormal, fuera de lugar, le hará una biopsia y el diagnóstico será cáncer intraductal de mama. Y esa señora se estaba curando. Esa señora no tenía cáncer ya.
Esto que digo sé que es brutal porque hoy por hoy es la causa de muerte más importante en las mujeres. Sin embargo el cáncer de mama se diagnostica siempre en fase de curación".
"Ahora veamos qué haríamos nosotros: tranquila señora Ud. no tiene ningún problema, ni biopsia ni nada. Déjelo y lo mismo que a los quince días terminaba el proceso de cicatrización del cuchillo del jamón, el edema se retira y la zona queda cicatrizada, exactamente lo mismo hace el organismo en la mama. Y al cabo de un tiempo eso se retira y no pasa absolutamente nada".
Estos párrafos también han sido extraídos de la conferencia pronunciada por Fermín Moriano en 1.995. Al leerlos, es comprensible que muchas de las páginas web que recogen esa conferencia incluyan la siguiente afirmación: -El cáncer tiene cura-.
De la credulidad a la conversión en propagador de la falacia sólo hay un paso. Y las personas que lo dan contribuyen a que el falaz originario refuerce su precaria posición. Decimos precaria porque el inventor de curaciones milagrosas es un excluido de la medicina rigurosa y seria, alguien cuyas teorías no son tomadas en serio, que ni él mismo puede demostrar empíricamente, y que se ve abocado al ejercicio de una pseudo medicina en consultas privadas. A lo que se añade la inclusión en las terapias de prácticas religiosas y místicas orientales. 
El sentido común nos dice que si el cáncer tuviera una curación tan sencilla, la medicina dejaría de tener sentido. Al menos como la conocemos hasta ahora. Pero también nos dice algo que va más allá: si eso fuera cierto, los pacientes tratados y curados por Fermín Moriano y Geerd Hamer saldrían a las calles de media Europa, a propagar con alegría el milagro.
Desgraciadamente, los testimonios de pacientes tratados por estos doctores con arreglo a la Nueva Medicina Germánica son en muchos casos todo menos alegres. A los artículos de prensa que hemos venido recogiendo en este blog nos remitimos. 
La problemática principal que presenta la normalización de la falacia es muy sencilla. Cuando los falaces originarios, ayudados por los crédulos, dan difusión continuada a sus teorías, existe el riesgo evidente que personas desesperadas acudan a la falacia. Con el consiguiente drama humano. Porque si hay algo que podemos afirmar con total seguridad y conocimiento desde este blog, es que las personas que acuden a las terapias de Fermín Moriano para tratar el cáncer son personas en avanzado estado de enfermedad, cansadas por lo prolongado del tratamiento o con pocas esperanzas de curación. La primera opción, siempre, es la medicina convencional. Y en los casos en los que ésta falla es cuando el miedo y la búsqueda a toda costa de seguridad y posibilidades de curación hacen que esas personas den el paso hacia la Nueva Medicina Germánica. 
Y como la falacia sale gratis, eso nos permite leer o escuchar (según la web hameriana que escojamos) afirmaciones como las siguientes:
"Somos nosotros los causantes de nuestra propia enfermedad, no podemos echarle la culpa a otro. Se acabó eso de decir la naturaleza ha fallado en mí, la mala suerte, el castigo divino y ahora voy al médico para que me cure haciendo abandono de nuestra propia responsabilidad. En la medida que se resuelva el conflicto la enfermedad se cura y no hay tu tía y cualquier cosa que haga el médico no podrá curar si el conflicto está activo. Se acabó eso de ir al médico para que el médico resuelva el problema".
O esta otra, muy de actualidad con la última regulación legal del tabaco:
"Yo pido perdón por estar fumando. Desde que me enteré que no produce cáncer ya no lo dejo. Tengo que aclararlo porque el tabaco es malo. Es un tóxico y ya hemos dicho que las leyes de Hamer no se cumplen en estos casos. Aquí no hay conflicto de Hamer. La nicotina y el alquitrán son tóxicos directos sobre los bronquios y eso más tarde o más temprano termina en una bronquitis crónica obstructiva. Lo que nunca puede producir es cáncer".
                                                                                          

1 comentario:

  1. Y cuanto recibes tu de las farmaceuticas para escribir tanto. Y yo estaba buscando al doctor Moriano para tratarme. Creeme que me canso de escribir dos lineas sino me pagan , jejjejee.

    ResponderEliminar